Este contenido será modificado temporalmente en atención a las disposiciones legales y normativas en materia electoral, con motivo de inicio del periodo de campañas.

Síguenos en Twitter

Búscanos en Facebook

Suscríbete a nuestro canal de videos

Delinean atención de salud por cambio climático

Golpes de calor e infecciones, los mayores riesgos por aumento de las temperaturas
La Secretaría de Salud y Bienestar Social delineará un esquema de atención temprana y respuesta, acorde a las vulnerabilidades identificadas debido al cambio climático, particularmente para las poblaciones ubicadas en los municipios costeros del estado, ya que son los que tienen mayor riesgo de padecer las consecuencias de los golpes de calor y registrar la mayor tasa de transmisión de enfermedades infecciosas (por alimentos, agua y vectores) ante el incremento de las temperaturas.

La dependencia dijo que en virtud de que los municipios de Armería, Manzanillo y Tecomán son los de menor altitud, registran temperaturas máximas aún mayores y sostenidas a lo largo del año, junto con un incremento en la humedad ambiente respecto de las municipalidades ubicadas hacia las faldas del Volcán de Colima.

Citó que de acuerdo al “Diagnóstico y evaluación de la vulnerabilidad en salud frente al cambio climático en el estado de Colima” que mandó realizar a través de la Comisión Estatal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COESPRIS), en los últimos cinco años, sólo tres meses presentaron valores de temperatura máxima promedio inferior a los 30 grados centígrados, lo cual evidencia las altas temperaturas a las que ya está expuesta la población de Colima.

El proyecto de Cambio Climático y Salud de la COESPRIS precisó que en la temperatura máxima diaria promedio desde el 1 de enero de 1949 hasta el 31 de diciembre del 2015, en las estaciones meteorológicas de los municipios costeros de Armería, Manzanillo y Tecomán se observa una tendencia creciente, lo que indica un aumento de las temperaturas máximas diarias desde 1987 hasta la actualidad.

Agregó que a partir de 1987 ha disminuido el intervalo entre dos días con temperaturas extremas superiores a 37 grados centígrados, por lo que aumenta la frecuencia de olas de calor, cuya duración promedio ha crecido ligeramente de 2.03 días a 2.32 días, aunque el intervalo de tiempo entre el fin de una ola de calor extremo y el inicio de la siguiente se ha reducido significativamente de 21.22 a 4.29 días.

Debido a que las proyecciones de cambio climático prevén no solo un incremento en las temperaturas promedio, sino también un crecimiento en la frecuencia e intensidad de las olas de calor, refiere el citado documento, es necesario evaluar el impacto del aumento de la temperatura sobre la morbilidad de la población del estado de Colima, con énfasis en el grupo más vulnerable.

En este sentido, indicó que diversos estudios señalan que el grupo más vulnerable a las temperaturas extremas y las olas de calor está constituido por personas mayores de 65 años, con enfermedades preexistentes, las cuales presentan una menor capacidad para mantener las funciones de termorregulación del organismo.

Por ello, se proyectó una cuantificación de la morbilidad de este tipo de afecciones, cubriendo las poblaciones más vulnerables, con el fin de atender de manera preventiva dicha problemática.

De esta manera, la morbilidad anual por golpe de calor en población mayor a 65 años en la entidad (53 mil 826) está proyectada para el periodo 2018-2045 bajo dos escenarios de aumento de temperaturas extremas: moderado y severo, estimándose para este año un total de 194 casos de golpes de calor en ambos tipo de ambientes; mientras que en 2045 –cuando sumen 131 mil 018 adultos de esa edad- se tendría una morbilidad de 310 y 437, respectivamente.